Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Mario Gaviria

Collapse Show info

A la escultura “El Muro de Planck”

ARTE URBANO EN BENIDORM

Este verano del 2011, el edificio del Ayuntamiento va a estar acompañado de bellas esculturas. Viktor tiene ideas, para mí geniales, que convierte en emociones profundas. Reciclando materiales de los ferrocarriles valencianos consigue belleza. Viejas piezas de raíles del Trenet, engranajes de las máquinas, poleas y una gran sabiduría para organizarlas consigue arte urbano. Viktor está profundizando su investigación en torno a la astrología y la astronomía. Tiene un gran saber cósmico que lo transforma en color. Me dice que el Satélite Titán tiene tanto acido sulfúrico que en su escultura lo ha tratado como un amarillo potente. Venus es fuego rojizo, Marte un asteroide oxidado. La pasión definitiva de este joven y genial escultor es el hierro. Viktor está convencido de que el hierro tiene vida propia. Me dice que los núcleos de los satélites son de hierro, que el hierro forma parte del ser humano. Las vías del viejo Trenet en que viajaba Gabriel Miró y Miguel Hernández y los bisabuelos de las dos marinas tienen con Viktor una segunda vida. Él está convencido de que expone las moléculas de hierro dilatadas y contraídas por el uso. Algunas de sus esculturas son bioluminiscentes, con una utilización audaz de los leds. el Muro de Max Plank. Está situada sobre el césped al principio de la cuesta que sube a la Casa Consistorial. Tiene movimiento, texturas plateadas y cromadas, es una nave espacial que como Max Plank sintetizo el tiempo. A mí me parece que esta escultura podría ser el símbolo de la reivindicación para que el AVE llegue un día a Benidorm. Enhorabuena a una ciudad y a unos ciudadanos que se merecen una escultura así.

MARIO GAVIRIA
Sociologo

 

Sorry, the comment form is closed at this time.