Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Valentin Martinez Pillet

Collapse Show info

a la escultura”El Muro De Planck”

La pretension del Conocimiento

 

Con suficiente información del estado de las cosas en un momento dado, se podía predecir el futuro del Universo. La sensación de seguridad y de control de nuestro entorno era constatable. Pero algo se torció a principios del siglo XX cuando la necesaria limitación a la velocidad de las señales y la indefinición de las magnitudes físicas a escala microscópica nos recordaron que no es lo mismo lo verdadero que La Verdad. Y nos demostró que el camino de la Ciencia consiste en acercarnos a La Verdad de forma continua, pero sin llegar nunca a alcanzarla. Nunca. En ese camino sólo sabemos desprendernos de lo equívoco, de lo falso y sólo así nos acercamos un poco más hacia esa Verdad.

El Muro de Planck se erige hoy ante nosotros como una puerta infranqueable. Más allá no sabemos las ecuaciones que rigen en la Naturaleza. Allí no sabemos sí dos y dos son cuatro. Pero sí hemos aprendido una lección. Y es de humildad y de no pretender tener el conocimiento total, la Verdad holística que tanto ansiamos: ¿de dónde venimos? Por ello sabemos que ese Muro se abrirá, que flanquearemos la puerta. Qué la suma de dos y dos tiene respuesta al otro lado. Pero ahora no podemos si quiera intuirla y nos enfrentamos a él con esperanza y resignación. ¿Qué encontraremos detrás de la puerta? No nos quepa duda, un reto nuevo, otro muro si cabe aún más misterioso e inaccesible. Es la búsqueda sin término de mi amigo Popper. Y ese nuevo reto nos incitará a seguir luchando y a progresar como especie.

Y mientras tanto, ¿qué hacemos? Sin duda, admirar la obra de Viktor. Su Muro de Planck se nos muestra imponente, frio e inquebrantable. Pero su obra también nos muestra la robustez de los procesos naturales, su necesaria lógica, sus engranajes. En toda la obra de Viktor están presentes las regularidades de la Naturaleza fría e impasible. Y esas regularidades son el punto débil que permite a los pertinaces científicos ir encontrando respuestas. Nos permite averiguar dónde está el error, rechazarlo y progresar cambiando de rumbo. Qué no sepamos cuál es, no significa que no haya respuesta a qué hubo antes del tiempo de Planck. No todo vale detrás de la puerta. Y sí sabemos qué actitud nos acercará más a esa respuesta, la de la constante duda promovedora del espíritu crítico hacia lo que damos por conocido hoy. Al atravesar la puerta, no saldrá un superhombre, saldrá un hombre más compatible con la Naturaleza que lo ha creado. Un hombre mejor.

Valentin Martinez Pillet
Director del National Solar Observatory de Estados Unidos y Presidente de la division II de la UAI, (Union astronomica internacional).

Sorry, the comment form is closed at this time.