Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar

Javier Peralta Calvillo

Collapse Show info

A la escultura “Post Apocaliptic Design”

Encarnación de la feminidad y el amor para la inmensa mayoría de civilizaciones que han habitado nuestro planeta, la “Reina brillante del cielo” oculta con celo su naturaleza verdadera, al igual que su espesa capa de nubes envuelve su oscuro y ardiente secreto. En comunión con el lucero del alba, el fascinante símil ideado por Viktor Ferrando alardea de brillante albedo a la mirada del Sol, y su erizado aspecto protege su interior como las nubes venusinas de ácido sulfúrico lo hacen con la superficie. Si la Tierra es el paraíso para la vida en nuestro sistema solar, Venus es sin duda la metáfora perfecta del infierno, donde el efecto invernadero es el verdadero Lucifer, y temperaturas de más de 400ºC junto con presiones atmosféricas abisales son sus férreos lugartenientes. La escultura de Viktor encarna, sin duda, esa belleza de Venus tantas veces achacada a la mujer, tan hermosa como intocable, de misterios inabarcables tras décadas de exploraciones espaciales, de fascinación por la refulgente y silenciosa muerte. Y mientras tanto, la escultura de Viktor aguarda a sabiendas de ser contemplada, en silencio… como los dormidos volcanes de Venus que maquillaron con una superficie de juventud un planeta tan viejo como el nuestro, tan similar como diferente.

Javier Peralta
Investigador contratado (Instituto de Astrofísica de Andalucía – CSIC)

Sorry, the comment form is closed at this time.